Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

 

(Nueva York, 15 de julio de 2014)

Intervención de la Embajadora María Emma Mejía en la Mesa redonda de Alto Nivel "Desarrollo sostenible y el problema mundial de las drogas: Retos y oportunidades"

 

Señor presidente,

Quisiera agradecer a usted y a todos los demás organizadores de este evento, así como a los panelistas por sus completas e interesantes intervenciones, lo que se inscribe en la implementación de la Declaración Política de 2009.

Señor presidente,

Al abordar cualquiera de las dimensiones del problema mundial de las drogas, nuestro marco de referencia sean los acuerdos internacionales adoptados por los miembros de la Organización. El principio de responsabilidad común y compartida y la adopción de un enfoque integral, multidisciplinario, equilibrado y exhaustivo, son el fundamento imprescindible para hacer frente problemática. Aproximación que es el resultado de más de 30 años de construcción de consensos al interior de la comunidad internacional.

Quisiera compartir algunos aspectos de la experiencia de Colombia, donde en conjunto con nuestros socios internacionales – destaco a la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito - hemos avanzando en la implementación de programas de desarrollo alternativo que han demostrado ser altamente eficaces.

El Programa Familias Guardabosques y el Programa Proyectos Productivos, junto a las Estrategias de Contención y Pos-Erradicación, han servido alcanzar avances concretos y medibles:

• Entre 2003 y 2013, poco más de una década, se logró que 4.6 millones de hectáreas estén libres de cultivos ilícitos.

• 7.734 veredas en 361 municipios se han intervenido y se ha beneficiado a más de 156.000 familias que estuvieron vinculadas a los cultivos ilícitos o se encontraban en riesgo de establecerlos.

• Colombia experimenta una la tendencia sostenida de reducción del área cultivada de coca, al pasar de 140.000 hectáreas en 2001 a 48.000 hectáreas en 2013.

Estas cifras son ejemplo de que el desarrollo alternativo es efectivo para la disminución sostenible de los cultivos ilícitos.

Hay dos elementos que quiero resaltar porque han sido determinantes para el éxito de los programas de desarrollo alternativo:

• Contar con una institucionalidad sólida y capaz de liderar e implementar políticas, y

• Desarrollar las capacidades organizativas de las comunidades involucradas. El campesino de la comunidad más apartada, en las veredas más remotas del país, se ha apropiado de los programas de desarrollo alternativo y participa activamente en su ejecución. Las comunidades ya no se limitan a ejercer un rol de simples beneficiarios.

Lo anterior nos sirve para resaltar el que tal vez será el principal aporte del desarrollo alternativo en Colombia: la construcción de la paz y el posconflicto.

Tal como quedó establecido en el acuerdo parcial entre el Gobierno y las FARC sobre la "Solución al problema de las drogas ilícitas", sentar las bases para la construcción de una paz sostenida y duradera requiere de alternativas para mejorar las condiciones de bienestar de las poblaciones afectadas por los cultivos ilícitos, y será a través del desarrollo alternativo que se alcanzará en gran medida este propósito.

Señor presidente,

El éxito de las políticas de desarrollo alternativo en Colombia y el reconocimiento sobre los importantes desafíos que persisten en la producción, el tráfico y el consumo ilícitos de drogas, nos lleva al debate sobre la eficacia de la estrategia actual contra el problema mundial de las drogas y a la Asamblea General Extraordinaria de 2016, en donde debemos realizar una evaluación integral, inclusiva y transparente de lo que ha funcionado, de lo que se debe mejorar y corregir, y determinar con mayor precisión las áreas en las que se deben enfocar los recursos y la cooperación internacional.

Señor presidente,

En el documento de resultado de la Cumbre de Río + 20 quedaron establecidos las áreas del desarrollo sostenible: social, económica y ambiental, y es en este marco en el que se ha venido trabajando la definición de la agenda de desarrollo pos-2015.

En la actual coyuntura es inconveniente hacer un vínculo inmediato entre desarrollo sostenible y el problema mundial de las drogas, por lo que Colombia considera contraproducente la inclusión de un objetivo o metas específicas dentro de los ODS, en cuanto, entre otras razones, se estaría desconociendo la necesidad de adoptar medidas integrales, balanceadas y equilibradas frente a las diferentes dimensiones del problema mundial de las drogas.

Ya contamos con metas específicas en la Declaración Política y en el Plan de Acción de 2009 y es la Asamblea General Extraordinaria de 2016 el espacio acordado para abordar de manera integral y balanceada todas las dimensiones del problema mundial de las drogas, y así tomar los correctivos necesarios.

Gracias.

ˆarriba

« regresar

ECOSOC